Separando al mito de la realidad: Periodismo en la era digital

Por | Domingo, 19 octubre, 2014

(cc) Trinidad Olguín Mazo

(cc) Trinidad Olguín Mazo

En esta era de la transparencia todos somos parte del mundo digital. Sí, porque con cada cuenta de Facebook, Twitter o cualquier plataforma en Internet, estamos abriendo una puerta para que todos  nuestros contactos puedan entrar y ser parte de nuestras vidas cibernéticas. Ah! ¿Quería ser “moderno”?  Pues ahora atento a las consecuencias, pues no solo usted está en aprietos, sino también el trabajo de unos cuantos.

Para algunos un hecho lamentable, para otros una fortuna, sin embargo estamos de acuerdo que en estos nuevos dominios de la comunicación podemos ser partícipes activos de lo que nos rodea y a la vez ser observados por otros. En este juego de las redes sociales nadie se salva.

Con relación a lo anterior, las posibilidades de la libre circulación están abiertas a todos y podemos denotar que en la medida que el mundo digital ha ido creciendo, junto con el, los usuarios han ido aprendiendo a utilizar esta herramienta para empoderarse y romper fronteras mediante sitios web y especialmente Blogs, donde dejaron ver que la información y su transmisión ya no es de un grupo selecto.

El periodismo sigue liderando

Y claro, esto abrió al debate, pues se dijo que la labor periodística en medios tradicionales había llegado a su fin. Sin embargo tras analizar la situación, los resultados dicen algo diferente y hay varias formas de comprobarlo.

Por ejemplo, vemos que Twitter  es el medio por excelencia para tener los deseados 15 minutos de fama. Se cree que por ser un poco “clever” y estar al corriente de la información, cualquiera se puede convertir en periodista,  pues al iniciar un debate o generar corrientes de conversación sobre temas actuales  se ejerce la profesión sin poseerla en realidad. Increíble, ¿No lo cree? Sin embargo, no es sorpresivo descubrir que este relato sobre  el “periodista ciudadano” y su protagonismo en la sociedad actual, en realidad se encuentra por debajo de periodistas profesionales con alta presencia en los medios de comunicación.

Según un estudio de La Universidad Diego Portales, los tuiteros más influyentes en el sitio son los periodistas Mauricio Bustamante y Soledad Onetto, ambos conductores de programas de noticias. Del mismo modo, destaca también Nicolás Copano y recién, ocupando el décimo lugar en nuestro Top Ten, encontramos a un afortunado desconocido, o quizás no tan desconocido, Geoffrey W. Thompson, quien se define como un “pionero del Internet”.

También, según las estadísticas de visitas a sitios web en el país, se coloca en el primer lugar del ranking a los mismos medios que lideran en su formato offline. En Conjunto a las estadísticas de la Interactive Adverstising Bureau o IAB Chile, organización  internacional que  certifica  los visitantes únicos para colocar publicidad en Internet, encontramos encabezando el reporte de mayo de 2014 a La Tercera y El Mercurio, incluso también entre ellos el sitio web Terra y medios de comunicación como Televisión nacional (TVN) y  Canal 13.

Credibilidad e influencia

El factor indiscutible que nos permite concluir lo anterior, es la credibilidad que tiene el periodista profesional y lo siguen teniendo los medios de comunicación en contraste al periodismo amateur, pues como bien se habla en el texto Las 10 mejores prácticas para medios sociales , “los periodistas no deberían abandonar su papel como narradores de la verdad cuando están en Twitter o Facebook“. A demás como mencioné en un principio, en esta era de la transparencia, donde todos estamos conectados con todos y las nuevas tecnologías habilitan un espacio que antes sólo era de unos pocos, la información ya no es utilizada de la misma forma. Los teléfonos son un claro ejemplo de lo ya dicho, pues éste elemento tecnológico facilita la obtención de una imagen o una grabación que puede ser publicada y viralizada por otros. Claro!- pensará usted, se logra el mismo objetivo. Sin embargo, ¿Quién lo publicó? ¿Por qué debería yo confiar en una persona que no conozco?…Perfectamente podría estar mintiendo.  No debemos olvidar que a pesar de estar posibilitados a difundir información, el reconocimiento y la confianza del público sigue estando en un grupo selecto, pues la trayectoria y la experiencia se gana y es considerada en el momento de los “quiubo”.

Sin título-2

Información de todos para todos

No debemos pensar que hay una monopolización en el ámbito de la información, donde el juego de intereses entre poderes, altera lo que se está y lo que no comunicando. Creo reconocer con mucha entereza, que la tecnología ha abierto el paso a una era de libre expresión, donde la discusión está abierta a todos y cada uno de nosotros. Lo que no se debe olvidar es la posición que ocupamos en el ámbito comunicacional dentro del área digital, donde es muy fácil que se confundan los roles.

El labor del periodista es difícil y más ahora que se  encuentra frente un extenso territorio que conocemos como Web 2.0 o 3.0, que de por sí es sumamente amplio y cada vez más complejo.

Póngase en el siguiente caso. Usted está en su casa y de pronto hay ¡un terremoto! Se corta la luz, usted esta solo(a), solo tiene un poco de batería en el celular  y necesita saber qué pasa. Llama por teléfono a sus más cercanos y las lineas están colapsadas… Después de un rato acude al plan B y se mete a Internet para informarse. ¿Buscaría en Twitter al blogero connotado o acudiría a un periodista creíble para obtener la información de primera fuente?

No se debe olvidar que el rubro periodístico sigue siendo aún de gran necesidad para la sociedad y se debe respetar cómo tal.

Tags: , , , , , , ,


Conversemos...

You must be logged in to post a comment.