Keep calm and take a #selfie

Por | Jueves, 4 septiembre, 2014

(cc) Laura Valladares

(cc) Laura Valladares

Por Laura Valladares 

Te acomodas en algún lugar, coges el celular, extiendes los brazos, posas con tu mejor cara, haces clic y en segundos circulas por la red. Simple cinco pasos de lo que hoy conocemos como selfie, el término absoluto para definir un autorretrato. 

La antigua forma de fotografiarse fue remplazada por la toma de imágenes, mediante la cámara frontal de dispositivos móviles y aplicaciones para editarlas. De modo que, las personas comenzaron a retratarse a sí mismas. El fenómeno se ha extendido por todo el mundo, casi nadie puede decir que no ha formado parte de esta moda representativa de la Web 2.0.

Desde políticos y personajes influyentes, parejas enamoradas hasta mascotas y bebés. ¿Su objetivo? La exposición inmediata ante sus seguidores y una acumulación de likes como resultado de la interacción colectiva en las plataformas sociales.

floginalfinalfinal111

Los precursores del autorretrato

El primer ejemplo nos traslada al inicio de la fotografía. En 1839, Robert Cornelius se perpetuó a sí mismo y nunca pensó que con el paso del tiempo miles de individuos lo imitarían, como Benny Winfield Jr. el auto-denominado “Rey del Movimiento Selfie”.

En 1900, hizo su aparición el modelo de cámara “Kodak Brownie”. De aquí, que el autorretrato se masificó principalmente en la élite. La duquesa Anastasia Nikoláyevna, tenía 13 años cuando se convirtió en la primera adolescente en realizar una selfie. Le envió la foto a una amiga y escribió: “He tomado esta foto de mí misma mirándome al espejo. Fue muy difícil, ya que mis manos estaban temblando”.

Así, nos trasladamos a pasos agigantados a la década de los 00´s, donde el sitio MySpace incursionó en los autorretratos antes que apareciera Twitter, Facebook o Instagram y fueran favorecidos por la nueva tecnología móvil, convirtiendo a las selfies en pan de cada día.

Análogamente, cabe preguntarse de que se trata toda esta repercusión de carácter social en la comunicación móvil. Tim O’Reilly postula en su artículo “Qué es la web 2.0: patrones del diseño y modelos del negocio para la siguiente generación del software” que la irrupción de la telefonía móvil de tercera generación (3G) se transformó en mobile devices (teléfonos más plataformas).

Considerando las principales tendencias como: la autonomía, la conectividad permanente, la formación de comunidades instantáneas, la producción de contenidos por parte de los usuarios y la transformación del lenguaje. Esta última, es una de las principales características de las selfies: la imagen expresa lo que no queremos decir en palabras.


La extraña y complicada era del Selfie

El origen de la palabra se remonta al año 2002, cuando un usuario tras caerse, publicó la fotografía del hecho en el foro australiano del portal ABC on-line, manifestando que era una selfie. Pero es innegable que, el término se convirtió en boom cuando el Presidente Barack Obama junto a los primeros ministros de Reino Unido y Dinamarca decidieron tomarse una de estas fotografías durante el funeral de Nelson Mandela, consagrando la tendencia.

Fue así como se convirtió en la “palabra del año 2013”, según los diccionarios Oxford. Los editores explicaron que “la palabra evolucionó y consiguió salirse del nicho de las redes sociales. La frecuencia de su uso en el idioma inglés aumentó en 17.000%”.

El poder de las redes sociales es indiscutible y quedó demostrado durante este año, cuando Ellen DeGeneres se tomó una selfie junto a varias estrellas de Hollywood durante la ceremonia de los Oscar y obtuvo más de 18 mil retuits en un segundo. Nuria Escalona, autora de “#DigiTalk, del marketing directo a la comunicación 2.0”, agrega que “el triunfo del selfie recae en la evolución tecnológica y en el auge del narcisismo de la sociedad, pero difícilmente habría sido tan apoteósico sin un factor dinamizador: los famosos”.


Sin duda alguna, una selfie siempre contendrá algo de vanidad, individualidad y aceptación mediante comentarios, favoritos, likes o RT. Una necesidad de los individuos por mostrar su lado más íntimo pero a la vez público, comprendido en este ritual que nos convierte a todos en testigos. Lo que nos conduce a que la Web ha diversificado las formas tradicionales de relacionarse con los demás y nosotros mismos.

Tags: , , , ,


11 comentarios
Conversemos... »

  1. La web 2.0 permite que podamos incorporar nuevas palabras a nuestro vocabulario. Por ejemplo, “postear”, “tuitear”, “selfie”. La mayor parte de esas palabras son en otro idioma, pero las utilizamos como si fuera parte de nuestra lengua.

    Hemos transformado nuestro lenguaje de diversas maneras. Por una parte, desde las palabras. Por otro lado, como tú dices, Laura, las fotografías o selfies permiten expresar lo que no queremos decir textualmente.

  2. Como bien mencionas, las selfies se han trasformado hoy en día en un paradigma de la web 2.0, en la que principalmente prima la necesidad de hacer de nuestras vidas un elemento público donde la vanidad es un elemento que no queda fuera de éste nuevo estilo de vida . La mayoría de las redes sociales que frecuentamos a diario tienen incorporado el mecanismo de la fotografía personal como un principio fundamental para el funcionamiento de su modus operandi. Queremos que nos conozcan y queremos conocer a los demás.

    De éste modo, las selfies pueden funcionar como un espejo de la identidad de cada usuario de la red, la variedad de estilos que se pueden incorporar a algo tan simple como una fotografía son múltiples y consiguen adaptarse a lo que los usuarios quieren comunicar. Incluso un auto retrato puede decir bastante de su autor.

    Sin embargo, esta tendencia no queda exenta de su cara negativa de la moneda: Las fotografías, como muchos de los contenidos que publicamos a diario en la web, funcionan como tatuajes. Así lo describe Juan Enríquez en su exposición TED titulada “Your online life, permanent as a tattoo” en la que explica como el reconocimiento facial, entre otras cosas, puede ser una herramienta sencilla para obtener toda la información necesaria acerca de una persona. Los contenidos que publicamos en la web nos hacen inmortales y asequibles.

    Estos tatuajes electrónicos hablan de cómo capturamos nuestra inmortalidad en lo cotidiano al publicar nuestras actividades diarias, acontecimientos importantes, o simplemente una jornada de aburrimiento. Así como el lenguaje se ha transformado, la forma de interactuar también lo ha hecho por lo que la publicidad desmesurada de nuestras vidas puede funcionar como un arma de doble filo a la hora de convivir en el mundo del internet en el cual una vez que compartimos contenidos, estos permanecen en el de forma indefinida.

  3. Falta el link al video TED

  4. http://www.ted.com/talks/juan_enriquez_how_to_think_about_digital_tattoos
    No se puede adjuntar el video del modo que explicó el profesor.

  5. Gracias Ignacia por comentar y aportar a mi post. Como bien tú dices, la web 2.0 ha permitido que cada día nazcan diversas aplicaciones que han favorecido esta participación social, colaborativa, cooperativa y constante de estas comunidades instantáneas que producen contenido permanente, como es el caso de las selfies.

    En relación a la analogía que realizó Juan Enriquez con los ´tatuajes electrónicos´, concuerdo contigo que se transforman en un arma de doble filo, ya que al quedar expuesta toda nuestra información nos convertimos en seres vulnerables a la invasión de nuestra privacidad que conllevan a diversas situaciones tanto positivas como negativas. Aún así, todos estamos conscientes de esta realidad que ha reconfigurado a nuestra sociedad.

    Saludos.

  6. Laura, ¿me podrías dar ejemplos de invasión a nuestra privacidad? ¿Has tenido algún caso personal? Saludos.

  7. Por otro lado, hay datos duros en tu post, ¿de dónde son? ¿cuál es la fuente?

  8. Personalmente, no he experimentado una situación así. Pero un ejemplo de invasión a la privacidad, es la comentada filtración en Internet de más de 100 fotografías privadas de famosas, que aparecen desnudas o en poses provocativas y que fueron supuestamente obtenidas ilegalmente de la plataforma virtual iCloud que almaceno estos datos.

    Si lo miráramos fríamente este hecho aumentaría la popularidad de las involucradas, pero aun así su integridad y privacidad fueron transgredidas. Algunas se lo tomaron con humor y otras comenzaron las acciones legales pertinentes, de igual manera queda demostrado que la privacidad de los individuos se ha transformado en asunto público.

    Saludos.

  9. ¿Y la fuente de los datos que expones?

  10. En cuanto a los datos duros, la revista “Compumundo Trend” en su artículo “Antropología de la Selfie”, nos indicó que la selfie de Ellen DeGeneres obtuvo más de 18 mil retuits en un segundo y hizo también referencia a la imagen del Presidente Barack Obama, que consagró esta tendencia.

    Y para el comentario anterior, considere la noticia de “El Dínamo” como fuente para los datos. Adjunto link: http://www.eldinamo.cl/2014/09/04/filtrcion-fotos-famosas-hacker-icloud-jennifer-lawrence/

  11. Laura, para el próximo post tienes que incluir las fuentes dentro de tu artículo, puede ser en el cuerpo del texto o al final. ¿Ok?

Conversemos...

You must be logged in to post a comment.