Pañales reutilizables, un despertar de la conciencia ecológica

Por | Miércoles, 3 diciembre, 2014

(cc) Laura Valladares

(cc) Laura Valladares

Por Laura Valladares

“Este mundo de los pañales ecológicos puede abrumar, pero una vez que lo conoces no lo quieres dejar” dice Gabriela desde el living de su casa, ubicado en la ciudad de Los Andes.

Con 37 años Gabriela Gallardo podría estar desempeñándose como periodista, pero tras convertirse en madre de Magdalena decidió realizar un cambio en su vida: incursionó en la venta de pañales reutilizables. Así nació Pialena, un ejemplo de amor y respeto por el medio ambiente en tiempos donde pocos son los que protegen y cuidan de este.

-¿Cómo surgió Pialena Ecopañales?

Surgió de la idea de una amiga y mía. Nos conocimos durante una clase de yoga, habíamos tenido hace poquito a nuestros bebés y las dos estábamos utilizando pañales reutilizables. Así que en esto de intercambiar consejos sobre el uso, decidimos iniciar nuestro propio negocio importando pañales similares a los que nosotras usábamos. Por lo que en abril de 2013 nace Pialena, que significa la mezcla de los nombres de nuestras hijas Pía y Magdalena.

-¿Qué te hizo hacer el “click” acerca del deterioro del medio ambiente?

La verdad es que una inquietud que siempre he tenido y al ser mamá esto se amplió a varios ámbitos como el de los pañales. Al mismo tiempo empezamos a separar residuos, a tratar de reciclar lo que se pudiera reciclar y a realizar diversas actividades con mi hija. Como familia tenemos claro que que el cuidado del medio ambiente parte por casa, un buen ejemplo de ello es que hacemos ladrillos ecológicos, usamos en toda la casa luces de poco voltaje que ahorren electricidad, regamos el jardín en horas donde el agua no se evapore con facilidad y tenemos intenciones de hacer una compostera.

-¿Y esto de que se trata?

Es un recipiente donde se van echando los residuos orgánicos, tú les colocas lombrices especiales y estas transforman los desechos en abono para tus plantas, enriqueciendo el suelo.

-Volviendo a Pialena ¿Crees que los padres están dispuestos a cambiar los pañales desechables por los reutilizables para cuidar el planeta?

En general sí, por los dos motivos que siempre destacamos que es el ahorro que significa en dinero y basura. Hay papás que son conscientes respecto del daño que se provoca al botar un pañal desechable que demora entre 200 y 400 años. Entonces los que tienen desde la gestación esa conciencia, van directo a la compra de este tipo de pañales y otros que se acercan por el ahorro, que puede llegar a ser de hasta $1.221.220 por año. También es respetable que existan papás que derechamente jamás lo usarían por un tema de tiempo, de lavado o de contacto con los desechos de sus hijos.

 -¿Cuáles son las características de este pañal ecológico?

Las principales es que son reutilizables y la mayoría de ellos son “unitalla”, es decir que se van adaptando las tallas al tamaño del bebé. Los únicos pañales que tienen una talla diferenciada son los de recién nacidos, porque son demasiado pequeños para utilizarlos. Por ejemplo, hay pañales que en su interior son de algodón orgánico y otros de tela sintética, el que se va a usar depende mucho de lo que quiera la mamá y del presupuesto que tengan debido a que un pañal de algodón orgánico va a ser mucho más caro que uno de tela sintética, pero ambos mantienen seca y fresca la piel del bebé.

-¿Cuáles son las instrucciones de uso?

Antes de usarlos se recomienda que toda la ropa que tenga contacto con el bebé se lave. Los pañales de algodón orgánico o de tela natural en general hay que darles 5 o 6 lavados antes que tengan su máximo potencial de absorción, debido a que el algodón o el cáñamo poseen aceites que necesitan ser eliminados, así  no repelen el líquido que absorbe el pipí.

Para colocarlos hay que ajustar la “multitalla” o “unitalla” mediante un sistema de broches verticales y posteriormente ajustar el tamaño de la cintura. Esto es muy importante porque si la talla no es la correcta el pañal se puede filtrar.

Después de usarlos cada mamá tiene su propio sistema de lavado, en mi experiencia lo que hacía era sacar el pañal, doblarlo y echarlo en una bolsa impermeable en espera del lavado. Para la etapa del secado, debes tenderlos al sol que actúa como anti manchas. Al vivir en Los Andes, ciudad conocida por sus altas temperaturas permite que este proceso sea posible durante todo el año, así que nunca me ha complicado.

-¿Hay detergentes especiales?

Las marcas gringas tienen sus detergentes para lavar los pañales, pero nosotros lo que hicimos como familia fue fabricarlo. En una olla tú rayas un cuarto de jabón “Popeye”, le pones tres litros de agua, una cucharada de bicarbonato y lo dejas enfriar. Luego vas colocando ¾ de taza en una carga de la lavadora pero dejamos de hacer el eco detergente y lavábamos con “Bio Frescura”, que está diseñado especialmente para el agua dura de acá de Chile. Cabe destacar, que a los pañales cada tres meses hay que hacerles un tratamiento con “Wonderful” que elimina todos los residuos de los pañales que pueden impermeabilizarlos, afectar la absorción e irritar la piel de los bebés.

-¿Cuáles son los beneficios tanto para los bebés como para el medio ambiente?

Para los bebés lejos el cuidado de la piel, ya que la tela reduce las irritaciones. Nos llegan mamás desesperadas porque muchos son alérgicos a los químicos de los desechables y  prueban unos de tela y es casi automática la mejora. También ellos aprenden a conocer mejor su cuerpo y eso hace que dejen antes los pañales controlando esfínter a una edad mucho más temprana, ya no se “pasan” y les sirven de amortiguador para cuando empiezan a pararse y, obviamente, a caerse, todo esto combinado con diseños coloridos. En cuanto al medio ambiente, descubres que ayudas a disminuir este impacto. Todos los  pañales desechables van a parar al vertedero que representan el 20% a nivel mundial. De hecho en algunas regiones de Inglaterra se subsidia a las familias para que usen de tela, evitando el aumento de este tipo de desechos.

 -¿El valor de los pañales?

Depende del tipo de pañal, uno de algodón orgánico hecho en Estados Unidos va a costar tres veces más que un pañal de tela sintética hecho en China. Nosotras vendemos de los dos, hay para todos los bolsillos y gustos. Por ejemplo, hay mamás que no quieren pañales de tela sintética y otras que no pueden costear uno de algodón orgánico por eso pensamos que hay que tener de todo un poco para que elijan, porque en el fondo usar cualquiera de los dos aporta al medio ambiente. En cuanto al precio, un pañal de bolsillo de procedencia China cuesta $5.000 y uno orgánico de Estados Unidos $15.000.

-La venta y compra de pañales es mediante Facebook y ferias ¿Qué recursos utilizas para atraer público?

Las ferias están relacionadas con el medio ambiente y los bebés, por lo que utilizamos una decoración atractiva para la gente que no los conoce y incluimos novedades para los que ya los conocen, en cuanto a publicidad tenemos un pendón, volantes y entregamos tarjetas de cómo se utilizan. En Facebook siempre estamos haciendo notas con temas y datos relacionados con el “pañaleo” como le decimos nosotras en beneficio del conocimiento de este mundo que puede abrumar, pero que una vez que lo conoces no lo quieres dejar.

-Finalmente, ¿Qué proyecciones tienes para el futuro con Pialena?

Bueno, lo ideal para mí es cuando mi hija este un poco más grande es establecerme de manera física en una tienda donde podamos ofrecer artículos amigables con el medio ambiente, además de los pañales. Ofrecer ropa de algodón orgánico para los bebés, alimentos que vayan en beneficio de nuestro cuerpo y cosas que ayuden al reciclaje. Eso es lo que tengo en mente y que me gustaría hacer en un futuro no muy lejano.

Redes sociales:

Facebook: Pialena Ecopañales




Conversemos...

You must be logged in to post a comment.