Lo que un pajarito me contó

Por | Jueves, 4 septiembre, 2014

Narraciones Extraordinarias, E.A Poe

(cc) Fabián Escudero

Por: Fabián Escudero

El internet está lleno de metáforas de la vida diaria, cosa con las que los usuarios logran identificarse. Si no, pregúntenle a Facebook y su “muro”, o a Soundcloud, ¿no? – una nube de sonidos de donde “llueven ideas” -. Es cosa de poner algo de atención. A fin de cuentas, internet es un reflejo de nuestro mundo, una extensión de él.

Un pájaro es en muchas culturas símbolo de un presagio. Para las tribus nórdicas, por ejemplo, los cuervos eran enviados del dios Odín. El Quetzal, por ejemplo era un ave con características divinas para los pueblos precolombinos en Centroamérica. Un ave que canta era aún peor. Nunca la comunicación de los animales ha sido en vano. Ahora… ¿un pájaro que habla? ¡Eso sí ya es otra cosa! Y pocas veces ha significado algo bueno, ni mucho menos ha pasado desapercibido.

Seré honesto, el relato lírico, el majestuoso poema del sufrido poeta de Baltimore, Edgar Allan Poe, logró inculcarme un miedo por la idea de que una noche un ave entrara a mi habitación y me dijera “Jamás”. Una pequeña palabra que cambiara mi destino. Quienes lo hayan leído me entenderán y seguramente concordarán con lo que digo. El poema de Poe influenció muchas de las más grandes pesadillas jamás imaginadas dentro de la literatura, el cine y las artes en general ¿Quién diría que a los años después gran parte del mundo estaría obsesionado con los chismes que un pajarito digital pudiera llevarles? Así que digamos que la peor pesadilla de Poe se volvió en uno de los tantos sueños que mi generación hizo realidad.

InternARTE

El internet está lleno de metáforas de la vida diaria, cosa con las que los usuarios logran identificarse. Si no, pregúntenle a Facebook y su “muro”, o a Soundcloud, ¿no? – una nube de sonidos de donde “llueven ideas” -. Es cosa de poner algo de atención. A fin de cuentas, internet es un reflejo de nuestro mundo, una extensión de él. Las personas no seríamos capaces de sentirnos atraídos a un universo que nos parezca poco familiar y de ahí vienen los insight de las páginas y las aplicaciones. Sin embargo, con toda la similitud que la Web intenta lograr con nuestro mundo, era necesario darle un valor agregado: poder. Este poder radica en lograr que los usuarios sean, hagan o vean lo que en su tierra de polvo y cenizas no logran. Digamos que, así como lo hace la literatura, el cine o la música, el plus está en la exageración de la realidad, no por el afán de destruirla, sino que de expandirla.

(cc) Fabián Escudero

(cc) Fabián Escudero

Cuando leemos El Cuervo, de Edgar Allan Poe, encontramos a una particular ave adentrándose a los aposentos del narrador. Escrito a mediados del Siglo XIX, nos es fácil entender cómo aquellos lectores podían sentir miedo ante dicho relato. Digamos que la gente no había perdido la capacidad de asombro, es un contexto comprensible. Un pájaro que habla era inaudito. Hoy, dos siglos después nos hallamos nuevamente frente a: un pájaro que habla. ¿Y es que eso no es Twitter al fin y al cabo? Una metáfora del chisme, del clásico “un pajarito me contó que…”. Aún recuerdo el miedo que me producía esta frase. De niño, antes incluso de haber leído a Poe, recuerdo que cuando me portaba mal en el colegio y llegaba a mi casa, mi mamá me castigaba antes incluso de que yo mismo le contara la situación. “¿Cómo supiste?”, le preguntaba yo. “Ah – me respondía ella – es que un pajarito me contó”. Sabía que de alguna extraña y misteriosa forma, todo lo que hacía, todo lo que decía, todo lo que ocultaba era visto por un pajarito, un malévolo cuervo que espiaba mis movimientos para que en algún momento me golpeara el karma con todo el peso de la justicia.

El asedio de los pájaros

Pero permítanme hacer una leve corrección. Hoy ya no es un pajarito. No, ahora nos saltamos al Siglo XX, del terror de Poe miramos un paso adelante y nos encontramos con un ejército de pájaros dispuestos a iniciar una revolución comunicacional. Miremos a Hichcock el visionario y a su película The Birds (Los Pájaros), y encontramos cómo ya no basta con que un ave nos vigile, sino cientos. Bueno, sería necio esperar que el poder se concentrara sólo una fuente de información, hoy, en la Web 2.0.

“A la luz de estas ideas, resultaba evidente que una apertura al libre flujo de la información e intercambio del conocimiento alcanzaría cada vez mayor protagonismo en la era contemporánea. Como es de suponerse, no en todos los sectores de la sociedad moderna existiría igual permeabilidad frente a la idea de la importancia de promover el libre intercambio del conocimiento.” – (COBO, C; PARDO, H, Planeta WEB 2.0)

El asedio de una innumerable multitud de aves twiteando es una de las maneras en las que esta gran cantidad de información encuentra un canal para desembocar. La Web 2.0 es – a diferencia de su antecesora – un constante intercambio de información. Esta información puede a su vez ser de gran relevancia o no. Observemos unos gráficos entregados en Wikipedia:

Gráfico obtenido de

Gráfico obtenido de Wikipedia

     Chismes

Twitter, como tal vez gran parte de la web, es un ir y venir de chismes, pero no en el sentido peyorativo de la palabra. Es, a fin de cuentas, como el canto de los pájaros, a veces como mero hobby, diversión, y otras veces, el presagio de que algo aún más grande está por venir.

 

Fabián Escudero (cc)

Fabián Escudero (cc)

Tags: , , , , , , , ,


2 comentarios
Conversemos... »

  1. Muy buen aporte. Es interesante como la figura de un pájaro tiene diferentes simbolismos al pasar los años y dependiendo del contexto.

    El constante intercambio de información es una de las bases fundamentales de la Web Social y Twitter es una plataforma ejemplar para demostrar eso, incluso aunque la mayor cantidad de contenido que se comunique a través de ella es “Pointless babble”. Eso es ya parte de otra discusión y José Luis Orihuela lo plantea perfectamente al decir que la batalla que hoy debemos ganar, es la lucha por la “victoria del conocimiento”.

    Ten cuidado al subir tu próximo artículo. Debes recordar seleccionar la etiqueta de “read more” para que en el inicio del blog salga sólo tu lead y no el texto completo.

  2. Me gusta cómo relaciones popular metáfora chilena del “pajarito me contó” con las redes sociales; al prinicipio cuando leí el título de este post imaginé que hablarías de Twitter, pero lo leí y me di cuenta de que te referías a todas las redes sociales en sí. Es verdad, hoy en día estas redes sociales son “un reflejo de nuestra mundo”, tal y como dices tú; Twitter, Facebook, Instagram, y sin fines de redes sociales que nos permiten comunicar al instante a nuestros amigos y/o seguidores (dependiendo la red social) de lo que está pasando en nuestras vidas o al rededor.

    Con respecto a tu post, Clay Shirky, profesor de la Universidad de Nueva York y experto en las redes sociales nos dice que cómo estas redes sociales (Facebook, Twitter y SMS) nos permite comunicar lo que pasa en tiempo real, saltándose el ojo crítico de los periodistas y editores; como también nos menciona que esta nueva forma de comunicar al instante al mundo lo que sucede ha cambiado la forma de ver la política en todos los rincones del mundo.

    Para apoyar tu post, te invito a que veas la charla de Shirky, la charla de Shirky ya que te servirá en profundizar.
    http://blog.ted.com/2009/06/16/clay_shirky_how/

Conversemos...

You must be logged in to post a comment.