Francisca Solar: De leyenda urbana a rockstar cultural

Por | Martes, 2 diciembre, 2014

Sascha-Hannig-Imagen2

Por: Sascha Hannig

“Antes de comenzar, tengo que advertirte que hay mucha leyenda urbana acerca de mí en internet” dice Francisca sentada en el café de la Barra del barrio Bellas Artes, Santiago. “Quizá leíste muchas cosas que no son para nada ciertas. La verdad es que no podría decirte porque yo no me googleo desde el 2007,  esa última vez leí un post tan ridículo, que no lo creerías”.

Francisca Solar es una joven multifacética. A sus 31 años ha publicado más de 5 libros, participado en innumerables proyectos culturales, de innovación y por supuesto periodísticos, debido a su profesión.Es experta en tecnología, una de las pocas mujeres en Chile en especializarse en periodismo digital. Activa colaboradora en las redes sociales (tiene casi 16.000 seguidores en twitter), co-conductora del programa “Inteligencia Colectiva” de Canal 13C junto a Leo Prieto. Autora de cuentos de terror, misterio, ciencia ficción, aventura, libros para niños, para adultos, para jóvenes y del reconocido fanfic “El ocaso de los altos elfos” basado en Harry Potter que la haría recibir una oferta de la editorial Random House en 2006.

En esta oportunidad, entrevistamos a la autora sobre sus inicios, su opinión de la literatura nacional, su relación con las redes sociales, su trabajo en televisión y, por supuesto, su historia.

-¿Qué pasó en 2007?

Bueno, una amiga me dijo que tenía que leer un post que estaba en uno de estos típicos  foros de Harry Potter. Obviamente había un tópico completo sobre mi fanfic “El ocaso de los altos elfos” y dentro de este había un subtópico llamado “La verdad de Francisca Solar”. Te lo voy a resumir porque era gigante: Yo era peruana, tenía cincuenta y tantos años, nunca había ido al colegio ni a la universidad y vivía en la selva. Supuestamente el sexto libro de la saga que había salido mucho después, tenía ciertas similitudes con mi fanfic, entonces yo había demandado a J.K. Rowling por plagio. Por supuesto esto no había salido en los medios porque con Rowling llegamos a un acuerdo extrajudicial en el que admite haber copiado mi historia y hubo un acuerdo monetario  y en este momento vivo en las islas griegas. ¿Sabes qué? Yo pasé un largo tiempo luchando contra este tipo de invenciones, pero es imposible. El mundo digital es tan grande que es imposible andar persiguiendo a todas las personas que hablan mal de ti en internet, no puedes abarcar todo. Desde ese momento nunca más me volví a buscarme en Google. No sé si estoy ahí, si desaparecí, y si llegara a salir en el diario o me citaran, siempre me entero por terceros.

-Bueno, entonces vamos a desmentir un poco toda la historia de Francisca Solar en internet. Comencemos por lo básico ¿Tú naciste en Santiago?

Santiaguina de toda la vida, 31 años, ad portas de 32

-¿Siempre has estado conectada con la literatura?

Siempre, desde chica que lo único que me interesa son las letras. Aprendí a leer sola y entré al colegio sabiendo leer. Yo era de la más chica de mi curso y era terrible porque todas las clases de castellano la profesora me ponía frente a mis compañeros a leer textos mientras ellos estaban juntando sílabas. Me odiaban. Eso me trajo problemas de sociabilidad durante muchos años. A veces miro atrás y pienso que esa profesora no tenía idea de lo que era el bullying. El aislamiento me obligó a escribir, creo que la palabra “ayudó” es demasiado positiva para este contexto, yo no tuve amigos hasta quinto básico, quizá más. Pasaba todos los recreos en la biblioteca leyendo todos los libros que había.

-¿Te acuerdas de alguno en particular?

Por supuesto, “La Jerusalén libertada”, un libro en castellano antiguo que cuando leí no entendí para nada.

Lo que pasa es que en mi colegio, que era de monjas, tenían un estante con todos los libros de media cerrados con llaves. El área de niños, con mesas y sillas chiquititas tenía estos libros de 10 páginas de dibujos que yo ya me había leído creo que la primera semana de colegio. Un día llego y veo tirado en la sección de niños un libro gordo, antiguo, de 500 páginas que decía “La Jerusalén libertada”.

Yo creo que un niño de media lo pidió para un trabajo y lo dejó ahí. Lo agarré, lo escondí debajo de mi delantal, corrí a los sillones del otro lado de la biblioteca, me escondí detrás de un sillón –en el momento más “Fuck the police” de mi vida- y me puse a leer. Me fascinó, aunque hubiera cientos de palabras que no entendía, porque claro, si siempre te han hecho leer cuentos al estilo “canciones de mazapán” y de un día al otro encuentras algo tan radicalmente distinto, se te abre un mundo. En ese momento me dije a mi misma “esto es lo que yo quiero leer, no me weí con esos príncipes y princesas, ¡no!” me cargaban, yo necesitaba algo más desafiante. Entonces me convertí en “la ladrona de libros”. Cuando un niño de media iba a pedir que le abrieran el estante, yo me colaba y sacaba el primer libro que alcanzaba –solo llegaba al estante de más abajo, que creo, aunque no me consta, era el de misterio o ciencia ficción-. Así conocí a Edgar Allan Poe, a Agatha Cristi, a Lovecraft, a Arthur Conan Doyle…

-¿y Harry Potter?

No, mucho después. Yo conocí a Harry Potter a través de mis hermanos chicos cuando estaba en la universidad. Vi las dos primeras películas en el estreno, me compré el tercer libro pirateado en Maitencillo y recién ahí comencé a estudiar la saga. Me comí el prisionero de Askaban en un día, y estuve releyendo todos los libros y fanfics que encontré por dos años hasta que salió el 5to libro, que me trajeron mis tíos de Las Vegas, en Estados Unidos. Cuando lo leí quedé completamente decepcionada.

Escucha el audio para enterarte por qué

¿Y qué es lo que hace un fan cuando su objeto de deseo le causa ese tipo de emoción? Te pones a hacer fanfic como loca, o te poner a hacer fanart como loca. Yo recibí el libro el 23 de julio y yo el 31 de julio publiqué el primer capítulo de “el ocaso”. Aquí desbanco otra leyenda urbana, yo no me desperté un día y dije “voy a hacer el fanfic del año”. Yo pensé que iba a tener 10-15 páginas, nunca pensé que iba a escribir 800. En el capítulo cuatro me di cuenta de que la historia que tenía que escribir era demasiado grande, me pregunté “¿Voy a poder?”, tuve que estructurarla demasiado. Además estaba en el cuarto año de la Universidad, que era súper complicado porque yo estudié en la Chile con la malla antigua de periodismo: con 12 ramos con mi seminario de  grado y haciendo clases. Además nunca me había pasado lo de tener tanta gente leyendo lo que escribía, un público activo. Terminaba un capítulo a las 2 a.m. lo subía a un foro de Harry Potter y a la mañana siguiente ya tenía 20 – 25 comentarios.

Escucha el audio: El público en vivo de “El Ocaso de los altos elfos”

 -Llegó un momento en que este fanfic desapareció ¿No?

Sí… 2007

-Ah….

Si, ese fue el año que hackearon mi Gmail, mi cuenta de Fanfiction.net y borraron todo “El ocaso de los altos elfos”, que por suerte estaba respaldado pero se perdieron la traducción al inglés y al italiano. Todo el “trackeo”  que yo tenía, los views, los miles de comentarios, todo se perdió. Ese mismo día recibí un mail de alguien anónimo, decía que era un “hombre” por lo que es obvio que era una mujer y decía que:

Yo escribo mejor que tú, pero tú eres famosa así que eso no puede ser. Yo voy a luchar para hacerte la vida imposible y que la gente te odie.

¿Qué hacer tú contra eso? Nada, no hay forma de razonar con alguien así. 2007 fue el año que me di cuenta que no se puede pelear contra la gente de internet.

-Después publicaste “La séptima M” con Random House ¿Cómo fue eso?

Me llamaron a mi casa. Una catalana que después fue mi editora me dijo que se había enterado de mí por una nota en el país de Uruguay. Yo en ese minuto ya tenía conversaciones con Planeta y Ediciones B, pero Random me ofreció una doble publicación en España y en Latinoamérica, y esas otras dos se centraban en Chile. A mí me hizo mucho sentido porque yo nunca había escrito en Chile para el chileno promedio, había escrito en internet para el mundo.

-Quiero hacerte una pregunta, tú dijiste que no te gustaban los libros que te hacían leer cuando eras chica, pero acabaste escribiendo 3 libros infantiles.

Lo que pasa es que yo escribo los libros que a mí me hubiera gustado leer cuando niña. Yo creo que a mí me tocó leer mucha literatura infantil que me subestimaba completamente. Una literatura que me trataba de tonta. Por eso asumí el reto de escribir literatura infantil que desafiara la literatura tan paternalista que existía en mi infancia.

-Ahí escribiste “Igual a mí, distinto a ti”

Sí, ese cuento trata de un niño que tiene síndrome de Down, y fue tremendamente rupturista, porque no existía en Chile un libro que tocara el tema de la discapacidad. Hasta el día de hoy en Chile se considera tabú el tratar de acercar a la gente a este tipo de situaciones. Desde mi experiencia, el mejor momento para hablar de las diferencias con los niños es cuando son chicos. Cuando creces adquieres una concepción más “lastimera” de la discapacidad, pero cuando eres chico hay una relación de pares, porque los niños no están cargados con prejuicios. Es ahí cuando tienes que enseñar que el otro es igual de valioso que tú, que simplemente es distinto, que le cuestan ciertas cosas, etc…  Por eso escribí “igual a mí, distinto a ti”, es un libro que se lee entre los 4 y los 6 años. Es la historia de dos hermanos gemelos donde uno tiene síndrome de Down y el otro no, entonces el hermano describe a su gemelo como si fuera su igual y lo describe como si fuera cualquier niño. Pero el cuento termina diciendo “mi mamá dice que tiene síndrome de Down, y que siempre va a ser distinto, pero yo lo veo como cualquier niño”. Bueno, al libro lleva 8 ediciones y le ha ido la raja, mis otros cuentos van por la misma línea, el último que saqué “sobre ruedas”, trata sobre un niño parapléjico y estoy escribiendo la historia de un niño sordo.

-Tu mencionas la idea de “libros rupturistas”, tabúes y educación infantil ¿Qué opinas de “Nicolás tiene dos papás”?

¿Lo leíste? Es un libro tremendamente simple, no encuentro lo escandaloso, de dónde agarrar para que haga polémica porque es muy básico. Siento que se lo infló demasiado, porque literariamente le falta y el libro tiene nada de polémico, solo describe escenas de la vida de Nicolás. En el fondo, se lo infló mucho por el tema que toca. Igual me parece bien que se haya tomado la iniciativa de escribir sobre ese tema, es muy importante que se toque especialmente con los más chicos. Insisto, mientras más chicos son los niños, unos 5 o 6 años, están en un súper buen momento para entender que lo diferente no es malo, porque el componente negativo  de la diferencia no se ha arraigado. Hay que educar para hacer entender que la diferencia existe, que hay que vivir con eso. Con libros como ese, enseñas que hay un valor en la diferencia, y eso es lo más importante. En el Chile de hoy la familia constituida con una mamá y un papá será un 10% o un 20% con suerte, las otras son familias disfuncionales, monoparentales, apadrinadas o, como la familia de Nicolás.

-Volviendo al tema de tus libros ¿Qué pasó con la continuación de “La séptima M”?

Tuve muchos problemas con Random House, porque ellos querían que fuera una saga infantil y yo había escrito una saga juvenil adulta. Entonces en el camino de publicación de “El Hada de las cadenas” que era la segunda parte hubo mucho pingponeo entre mi texto y lo que la editorial esperaba de mi novela. Decidí cortar el tema de raíz y publicarlo por otra vía, pero Random aún tenía los derechos de la primera parte por varios años y no había editorial que me aceptara. Apredí a hacer e-books sola y lo subí a internet, algo que no se había hecho nunca en Chile, nadie leía E-pub porque nadie tenía un dispositivo que leyera ese formato, pero yo tengo fe que el futuro de la literatura es la publicación digital. Fue un camino como de dos años, y salió súper bien, hizo mucho ruido en los medios, era una obra totalmente liberada –sin geo-localización- y aprendí mucho de eso. Lo que no se es qué voy a hacer con los otros tres tomos, porque yo ya tengo los derechos de la saga de vuelta, pero el tiempo lo dirá.

-Siguiendo el tema de las publicaciones digitales; tu siempre te has caracterizado por estar a la vanguardia de la era digital y ser una internauta.

Siempre, desde que nos conectábamos a las tres de la mañana para no molestar a nadie con el teléfono.

-¿Cómo partiste en Twitter? Porque ahora tienes 16.000 seguidores ¿Interactúas con todos ellos?

Con todos. Yo entré a Twitter el 2009 y siempre que tengo algo que responder, contesto. A veces la gente cree que uno no es quien revisa su cuenta oficial. O sea, puede que yo me demore mucho en responder porque son muchas menciones y correos, pero detrás de mi Twitter estoy yo, detrás de mi Facebook estoy yo y detrás de mi instagram estoy yo. Necesito mantener la relación horizontal con mis lectores, es la que tengo desde el día uno, desde que escribo fanfics. La gran mayoría de la gente me leía en ese tiempo es la que me lee hoy, arrastré al 90% de ese lectorado, entonces yo no entiendo la literatura de otra manera. La cultura fanfic es una cultura totalmente horizontal, todos somos pares, nadie era mejor que otro. Es la forma en la que yo entré a la literatura y me convertí en escritora profesional. No me interesa que me miren como un semi-dios como ocurre con los escritores latinoamericanos en general.

En twitter me doy el lujo a decir lo que quiero, es una red social que me permite ser más coloquial y más relajada. Quienes me siguen pueden ver que “esta mina” se queda en su casa en piyama los miércoles para ver Master Chef, el mismo programa que ven ellos.

-Hablemos del programa “Inteligencia colectiva” ¿Cuál ha sido tu experiencia como conductora de este programa?

En Chile se está haciendo muy buena innovación, hay muchos emprendimientos e historias que contar, entonces primero tuvimos que hacer un filtro muy doloroso. De hecho en la primera temporada tuvimos que dejar muchas cosas afuera. Dentro de los proyectos que me tocó ver me gustó mucho “Fondeadora”, una plataforma de crowdfunding mexicana que se especializa en proyectos culturales. Además me encantó “Develop her” que es una fundación creada por una Chilena en Estados Unidos que fomenta la creación de juegos que potencien las habilidades científico-matemáticas. Es un nicho que no se había explotado, no se piensa que a la mujer pueden gustarle las ciencias. Me encantó porque rompe el paradigma de la niña que juega con muñecas y el niño se preocupa de los inventos. Cuando yo era chica me encantaban los fantasmas, los extraterrestres, los monstruos o los asesinados en serie, pero la sociedad te encasilla en lo que tienes que hacer, por eso me gustó tanto esa fundación.

-¿Qué es lo que se viene en los próximos años?

Yo no me puedo agendar, me ha tocado muchísimo en la vida para darme cuenta que planificar no sirve de nada, uno no controla el futuro. Te puedo decir que estoy siempre escribiendo, que tengo dos o tres libros escritos, quiero escribir un libro de terror pero para niños. Me gustó mucho la experiencia del #100writingdays fue espectacular porque me enfrenté a algo que no estaba acostumbrada a hacer. Me voy a aventurar en la literatura adulta. La verdad lo único que puedo decirte con seguridad es que sigo escribiendo.

Francisca Solar no tiene límites, se autodefine como una escritora, sin rótulos ni etiquetas “Lo que más me carga es que me encasillen, la “etiqueta”, el rótulo, lo odio porque siento que me comprime”. Cree que lo más importa es que la gente lea “mi discurso siempre ha sido que lo más importante es que los niños lean, no importa lo que sea, por eso los profesores me odian”

Escucha la opinión de Francisca sobre la literatura y la lectura en Chile

 

En el café de la barra, Francisca se despide después de una charla de casi dos horas. Queda claro que es una chica que ha roto paradigmas y esquemas, tiene presente sus logros, lo que le molesta y lo que ama: escribir.  Desde sus inicios como autora de fanfics, internauta y experta en tecnología, ha conquistado un nuevo tipo de literatura: la digital, que cada minuto se impone con mayor fuerza en el mundo de los libros pero que aún es desconocida para muchos. Francisca es, sin duda, una Rockstar de la literatura de la que escucharemos cada vez más en el futuro.

 

Sascha-Hannig-Gif2

Francisca en las redes sociales:

Twitter: @FranSolar

Website: fransolar.com/

Facebook: /francisca.solar

Instagram: /Fran_solar

Tags: , , , , , , , , , , , , ,


Conversemos...

You must be logged in to post a comment.