Moverse en bicicleta por la ciudad, un transporte alternativo

Por | Miércoles, 3 diciembre, 2014

(C.C )Sofía González

(C.C )Sofía González

Países como Francia, Bélgica y Holanda son ejemplos de cómo han logrado que el uso de la bicicleta sea cada vez más común para sus ciudadanos. Lo que ha dado resultado a través de un proceso incluso legislativo como lo es que las empresas paguen extra a aquellos trabajadores que lleguen por este medio a sus trabajos y que al mismo tiempo esas compañías sean exentas de impuestos. 

Más que solo un medio de transporte, un incentivo

Es cada vez más común ver como las personas se mueven en bicicleta por las grandes ciudades, ya sea por evitar el tráfico de autos, disminuir el gasto de petróleo o en algunos casos recibir un pago extra en el sueldo mensual por kilómetro recorrido. El último caso se puede ver en Francia, país en donde las empresas pagan 25 céntimos de euro por kilómetro recorrido a sus trabajadores, lo que incentiva a las personas a usar este medio de transporte, además de que evita la emisión de gases contaminantes por el uso de los automóviles. Pero esto ha sido un modelo público, ya que este tipo de proyectos conllevan otros elementos como lo es en la infraestructura urbana, un ejemplo claro de esto es Bélgica, país que ya lleva 7 años desde el plan público similar al francés y que ha logrado que el 8% de sus ciudadanos se muevan en bicicleta. En Bélgica se ha invertido en estaciones de bicicletas y en estacionamientos públicos. Otro tipo de herramienta que hace posible este tipo de proyectos es el sistema de registro nacional para las bicicletas el que elude el robo de éstas, en Francia este registro lleva el nombre de “Bicycode”.

Santiago, ciudad que integra sistema público de bicicletas

 Santiago no se ha quedado fuera de este sistema global de las grandes ciudades. Actualmente 11 comunas de la capital se unieron al “Sistema Integrado de Bicicletas Públicas”, SIBP. Programa que se estrena desde el mes de diciembre y el que consiste en que habrá 140 estaciones que tendrán 2.100 bicicletas que los ciudadanos podrán arrendar y así combinar con otros medios. Los ciclistas podrán pagar 5.600 pesos mensuales por el alquiler o también una tarifa que se está por definir por el uso de viajes de 30 minutos. Para los usuarios que paguen mensualmente habrá una tarjeta de socio y para aquellos de uso casual el sistema de pago será a través de tarjetas de crédito o empresas de retail. Esta red de bicicletas estará a cargo del Municipio de Santiago.

Ciudades, espacios de adaptación

  Este tipo de incentivos, proyectos o modelos son un ejemplo de las medidas que se toman en las ciudades, espacios que se deben y van adaptando de acuerdo a las necesidades sociales. La mayoría de las grandes ciudades tiene un número importante de habitantes, lo que llega a un punto donde por ejemplo el transporte público es prácticamente insostenible, un claro y reciente patrón de esto fue lo ocurrido con las líneas del metro de Santiago 1,2 y 5 las que fueron cerradas tras una falla eléctrica. Es por este tipo de sucesos que las personas deben utilizar otros medios alternativos, como lo es, el movilizarse en bicicletas. Y lo mismo con otro tipo de sistemas no solo el de transporte, también el de comunicación, viviendas, entre otros. En las ciudades la sociedad se comunica, traslada, vive, divierte, pero lo que va cambiando según las condiciones económicas, climáticas… todo como un constante proceso dinámico.

gift articulo




Conversemos...

You must be logged in to post a comment.