El 3D renovará la Industria

Por | Jueves, 4 diciembre, 2014

lienzo-im3d

Dentro de diez años las impresoras 3D serán como las de tinta señala Tomás Vivanco, todos tendremos una desarrollando productos para el hogar. Revolucionan en la ingeniería y en la ciencia con sus prótesis. Un adelanto que cambiará la forma de hacer muchas cosas.

Tomás Vivanco es un joven de 30 años, ex capitán de la selección nacional de rugby y jugador del club Old Macks de Reñaca, es arquitecto, Magister en Diseño Avanzado y Arquitectura Digital, Magister en Arquitectura Avanzada y Diploma en Fab Academy de la red mundial de Fab Labs, ha trabajado en distintas oficinas de Arquitectura en Chile y España, en Fab lab Barcelona y ha sido profesor del Magister en Arquitectura Avanzada del IAAC en Barcelona. Trabaja cotidianamente y en conjunto con impresoras 3D para desarrollar proyectos e impartir clases en la Escuela de Diseño de la Universidad Católica  y en Fab Lab Santiago, donde es co-director

Tomás, sobre las impresoras 3d, ¿Podrías aclararnos un poco qué son?

Las impresoras 3D traducen modelos digitales diseñados en un computador (bits) y por medio de la deposición, inyección, estereolitografía o láser, se materializa en objetos físicos (átomos).

El proceso de impresión es bastante simple, el objeto tridimensional se rebana verticalmente en cortes horizontales, cada uno de estos cortes se define como un nivel o piso. El  software que procesa el archivo, localiza el perímetro del piso en coordenadas georeferenciadas que es por donde pasará el cabezal o extrusor depositando el material.

Este proceso genera un archivo que se llama G-Code, que es el que lee el driver de la impresora.

¿Cuál es su principal uso actualmente?

Tiene muchos usos, desde la producción casera de objetos cotidianos, hasta en la medicina para imprimir prótesis.

Hace un par de días la NASA imprimió el primer objeto 3D en el espacio, con lo que esperan imprimir partes y piezas de las estaciones espaciales.

¿Tienes algún ejemplo de trabajos hechos con estas impresoras y cómo han ayudado para mejorar el resultado final?

Robohand, un proyecto realizado por un padre que su hijo nació con una deformación en su mano. Como no tenía dinero para comprarle todas las prótesis que necesitaba, aprendió a modelar en 3D, se compró una impresora 3D, diseñó y fabricó todas las prótesis necesarias.

Hoy Robohand recibe donaciones de todas partes del mundo y distribuye gratuitamente los archivos para que cualquier persona los pueda descargar y fabricar.

¿Hacia dónde crees que va todo este desarrollo en cuanto a impresoras de esta categoría?

A consolidar algo que ya viene desde hace unos 4 años, la impresión 4D.

Incorporar la variable del tiempo para el crecimiento de organismos vivos.

¿Cómo crees que será este tema dentro de 10 años? Su evolución.

Las impresoras 3D serán como las impresoras de tinta de escritorio. Habrá una en cada casa, democratizándose el acceso a la producción de objetos.

¿Cómo se ve este nuevo mercado en Chile? ¿Se ha desarrollado harto o recién estamos partiendo?

La primera impresora 3D desarrollada en Chile tiene unos 6 años. Solo que ahora hay un boom en donde distintos emprendedores asumen ser los pioneros.

En Chile todo llega un poco más tarde, pero una vez que llega tenemos la capacidad de desarrollar nuevos productos y tecnologías asociadas.

Hoy existirán unos 5 modelos de impresoras 3D desarrolladas en Chile.

¿Son realmente un beneficio, una innovación útil y práctica en el área de la Arquitectura?  ¿Crees que hay algún área en la que se desempeñan mejor?

Por el momento, la impresión 3D no ha logrado transformar radicalmente la Arquitectura y Construcción por distintos motivos:

La industria es sumamente conservadora, seguimos utilizando el hormigón armado con moldajes, tal como lo hacían los Romanos.

La escala de la Arquitectura demanda de una complejidad multimaterial y estructural que la impresión 3D no ha logrado resolver

 

¿Tienes alguna experiencia interesante para compartir que se vincule a estas impresoras, su trabajo, etc?

Unos estudiantes  del IAAC  desarrollaron un sistema de impresión 3D antigravitacional  utilizando un brazo robótico.

En el Fab Lab Santiago estamos desarrollando una impresora 3D de arena.

 

¿Cuántas hay en Chile? ¿Quiénes son los que más las usan?

No sé cuántas. Imagino que ingenieros, diseñadores y makers.

¿Son muy delicadas? ¿Cómo es su funcionamiento en relación precio calidad? ¿Necesitan de muchas mantenciones?

Hay de todo los precios, van desde los U$ 250 a 80.000 dólares.

Algunas pueden ser armadas por uno, y otras son sumamente cerradas y difíciles de intervenir.

gifimp

 

 

 

 

 

 

 

Facebook: tomas.vivancolarrain

Twitter:@_tomasv

www.fablabsantiago.org/

Tags: , , ,


Conversemos...

You must be logged in to post a comment.