Ciencia y tecnología al servicio del hombre

Por | Jueves, 4 diciembre, 2014

(cc) Ignacia Olivares Díaz

(cc) Ignacia Olivares Díaz

Cedric Little, profesor de la facultad de Ingeniería y Ciencias y director del Centro de Innovación en Bioingeniería (CINB) de la Universidad Adolfo Ibáñez comenta como vocero del proyecto Prótesis impulsado por la misma institución, cómo la ciencia y la tecnología trabajan hoy en función de las necesidades del hombre, específicamente en el área de la salud mediante la creación de prototipos de piezas para el cuerpo humano. Así mismo, nos habla de las nuevas herramientas que han llegado a revolucionar estas disciplinas durante los últimos años. 

¿En qué contexto se desarrolla este proyecto?

Hay una parte de la población que tiene ciertas deficiencias en la parte motora, psicomotora o incluso mecánica en el sentido de que  algunas de las piezas de su cuerpo pueden estar dañadas, deficientes o faltantes, entonces en estos casos hay diferentes tipos de acercamientos a la solución: existen médicos especializados, hay gente que se opera y en algunos casos se toman herramientas mecánicas o físicas con las cuales se ayuda a los pacientes a llevar adelante sus labores o actividades motrices.

A lo largo de los años hay varios registros de prótesis que remplazan y ayudan a que las personas puedan llevar a cabo sus acciones con normalidad, esto es netamente muy común pero tiene una complicación que es el costo monetario. Estas prótesis, incluso las más sencillas como ganchos, pueden costar lo que vale un auto o una casa, por lo que no son adquisiciones masivas; tener una prótesis hoy en día implica un esfuerzo.

¿Cómo se refleja en el mercado la fabricación de estas prótesis?

Hace algunos años el prototipaje y la fabricación de este tipo de piezas estaban relegados a grandes empresas con departamentos de diseño e investigación que utilizaban maquinarias capaces de doblar metales y diseñar distintas formas generando prototipos físicos de buena calidad. A esto se debe principalmente el elevado precio de las prótesis. Sin embargo, durante el último tiempo las técnicas y los recursos de fabricación se han vuelto más baratos y asequibles, es decir, tú puedes generar, cortar, tornar y moldear una parte o una pieza de prótesis a partir de una modelación por computador, lo que se llama impresión 3D, con la utilización de polvos que representan algún material en específico. En este contexto, se pasó literalmente de cientos de millones de pesos en medios de fabricación a dos o tres millones de pesos que es lo que cuesta la fabricación de piezas mediante herramientas como impresión 3D, láser, etc.

¿En que consiste en proyecto prótesis?

Nosotros en bioingeniería en conjunto con la escuela de diseño de la Universidad Adolfo Ibáñez, tenemos una plataforma de fabricación en la cual podemos producir prótesis en distintos materiales con la ayuda de tecnologías bastante avanzadas. La idea principal radica en que estamos investigando como ayudar a las personas a vivir mejor, por el lado de la ingeniería y por el lado del diseño, y dentro de los sectores a los cuales apunta nuestro proyecto está esta área de la población que tiene ciertos desafíos y dificultades en la marte motriz. Por otro lado, una maquinaria es un sistema que te permite generar partes y piezas que son duras y bastante durables, lo que genera a su vez una entrada a distintos mercados, siendo una entrada potente la de este proyecto prótesis.

Estamos generando una estructura en la cual estamos trabajando en conjunto con bioingeniería y la escuela de diseño y les empoderamos a algunos alumnos la tarea de participar en el proyecto. Por su parte en la sede de Viña del Mar las alumnas María Fernanda Reitz e Isabel Donoso conforman y coordinan la plataforma que está compuesta por otros alumnos de bioingeniería quienes han estado los últimos meses capacitándose en la modelación y fabricación de prototipos en laboratorio utilizando las plataformas avanzadas de impresión 3D y robotización.

¿De qué forma convergen diferentes actores en esta iniciativa?

Contamos con el apoyo de profesionales externos a la Universidad como traumatólogos y kinesiólogos y a través de ellos llegamos a los pacientes que tratamos. La idea es justamente tratar a pacientes con este equipo de desarrolladores, más los profesionales, determinar sus necesidades e ir construyendo prototipos y piezas específicas, que mediante ensayo y error,  hay que ir adaptando para cada uno de ellos. La complejidad de  este asunto se ha visto minimizada con las nuevas tecnologías, con las cuales hemos sido capaces de generar nuevas soluciones que a veces son más prácticas que estéticas pero que sin embargo aportan de buena manera a las necesidades de los pacientes. En buena medida, esto es la plataforma en curso de prótesis.

A partir de ésta iniciativa, ¿Qué opinas de cómo la ciencia y la tecnología trabajan de la mano hoy en día en función de las necesidades del hombre?

Es como hablar de la paz del mundo. Hay ciertas áreas de la ciencia y la tecnología que buscan ayudar a las personas en este sentido. La ciencia y la tecnología es la herramienta para buscar el bien estar de nuestra raza tanto por que revela nueva áreas desconocidas de las cuales podemos aprovechar o aprender como para conocer los asteroides que podrían golpear a la tierra. Uno puede ayudarse para aprender a reconocer las amenazas pero también en gran medida para ayudar a las personas.

(cc) Ignacia Olivares Díaz

(cc) Ignacia Olivares Díaz

Tags: , , , , , , ,


Conversemos...

You must be logged in to post a comment.